SANTA MARÍA DEL NARANCO

Santa María del Naranco (Siglo IX)
Asturias, España

Este palacio, construido por Ramiro I en los 8 años que duró su reinado, es el monumento más importante que se conserva del arte alto medieval europeo, tanto por su valor intrínseco como por ser un compendio de las mejores técnicas constructivas que provienen de periodos anteriores. Es un palacio de recreo de veinte metros de largo, construido con sillares pequeños bien escuadrados en hiladas horizontales, con dos naves superpuestas, cubiertas por bóvedas de toba sobre arcos perpiaños, situado en una serie de edificios hoy desaparecidos. Este tipo de estructura era ya conocido como arte prerrománico español, con antecedentes tan importantes como la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo.

Todos edificios de doble bóveda que sólo quedan restos, en los demás nos ha llegado la nave inferior casi intacta, pero este es el único caso en que nos ha llegado también completa la superior, debido no sólo a que Asturias no sufrió invasiones ni estuvo en primera línea de alguna guerra sino también por su exquisita calidad de diseño y construcción sorprendente en un edificio del siglo IX. Es muy difícil describir en pocas líneas una obra tan perfecta para su época. Exteriormente encontramos un edificio rectangular con tejado a dos aguas, sobre un zócalo de piedra que visualmente consta de tres zonas horizontales, separadas por franjas en piedra de otro color, la primera es la nave inferior y las otras dos a la superior.

La decoración pictórica, no queda nada. La decoración esculpida desarrollada en su totalidad para este edificio dentro de un programa como parte del diseño arquitectónico tan interesante como todo lo que hemos definido. Parece que fue desarrollada por un mismo equipo de canteros, con una técnica visigoda, volumen redondeando para obtener un efecto más suave y realista pero con motivos de influencias muy diferentes entre si entre los capiteles (corintios), medallones (arte hispano) pilastras (arte irlandés) y columnas hispano-visigodas sogueadas.

Declarado en 1985 Monumento Nacional y Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, inscrito con otros monumentos prerrománicos asturianos con el nombre de “Iglesias del Reino de Asturias” (1985). Sufrió en el periodo gótico diversas modificaciones y principalmente en el barroco Fue restaurada (1929 y 1934) por Menéndez Pidal que eliminó añadidos y recuperada su estructura y aspectos originales.

 

 

SÍ TE HA GUSTADO, POR FAVOR COMPARTE

AYUDA A DIFUNDIR