LA RENDICIÓN DE GRANADA POR FRANCISCO PRADILLA

LA RENDICIÓN DE GRANADA

Óleo sobre lienzo  3,3 metros de alto por 5,5 metros de ancho

Francisco Pradilla, 1882

​ Reproduce el instante en el que, tras su derrota en la Guerra de Granada, el rey Boabdil entrega las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, el 2 de enero de 1492.
Pradilla recibió del Senado el encargo para realizar esta obra tras el éxito que consiguió su cuadro Doña Juana la Loca, que logró medallas de honor tanto en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878 como en la sección española de la Exposición Universal de París del mismo año. Se le encomendó reproducir la toma de Granada llevada a cabo por los Reyes Católicos, acontecimiento que debía ser visto como una «representación de la unidad española» y «punto de partida para los grandes hechos realizados por nuestros abuelos bajo aquellos gloriosos soberanos».

El resultado no fue tan acertado como Doña Juana la Loca y no participó en ninguna exposición nacional.​ Sin embargo, constituyó uno de los mayores éxitos profesionales de Pradilla y su gran difusión entre el público le llevó a la fama más allá incluso de las fronteras del país.​ En primer lugar se presentó en Roma, donde gozó del aplauso de los ciudadanos de dicha ciudad, y posteriormente en el Senado, a donde acudió Alfonso XII para contemplar la obra.​ El rey premió al pintor por este trabajo con la gran cruz de la Orden de Isabel la Católica​ y la Cámara alta acabaría pagando a Pradilla el doble de la cantidad pactada, tras aceptar su petición de aumentar dicho pago.
Las numerosas copias que otros autores realizaron del cuadro son una buena muestra de la fama que llegó a alcanzar. Hay además constancia de varias réplicas llevadas a cabo por el propio Pradilla.

El cuadro de Pradilla se puede observar en el Salón de Conferencias del Senado.

 

La rendición de Granada

 

SÍ TE HA GUSTADO, POR FAVOR COMPARTE

AYUDA A DIFUNDIR