JUAN BERMÚDEZ; LAS BERMUDAS Y MUCHO MÁS

JUAN BERMÚDEZ

Se desconoce la fecha exacta de su nacimiento, lo único seguro sobre su nacimiento es que era natural de la localidad onubense de Palos de la Frontera. Juan Bermúdez fue uno de esos grandes navegantes de Huelva que durante los primeros años del descubrimiento de América protagonizó aquel ir y venir entre ambos continentes, llamada “La Carrera de Indias“.

Bermúdez participó desde bien pronto en la aventura americana, ya que, a bordo de la “Pinta“, formó parte de la expedición del segundo viaje de Colón. También estuvo embarcado durante el tercer viaje y a su regreso invirtió dinero para hacerse con una carabela a la que llamó “Garza” y con la que se dedicó a hacer de transportista entre el viejo y el nuevo mundo. Estamos pues, ante uno de esos hombres hechos a si mismo, uno de aquellos que con sus constantes idas y venidas hizo posible el asentamiento de España en América; ropa, herramientas, personas, animales… Incluso en uno de sus viajes de vuelta a España trajo preso al famoso Alonso de Ojeda.

Tiene documentados hasta veintidós viajes entre España y América entre los años 1495-1519, todo un récord de la época, teniendo en cuenta que esas travesías solo se podían hacer en determinadas épocas del año para aprovechar la dirección del viento. Pero el viaje más importante de Bermúdez fue el que realizó en 1505 a su regreso de América, cuando en vez de regresar por el camino habitual que era pasando por la islas Azores, Bermúdez lo hizo navegando en dirección Florida y allí aprovechó la llamada “corriente del golfo” para alcanzar más al norte los vientos favorables que le conducirían hasta España. Este viaje es importante por dos hechos. El primero de ellos es que, aprovechar esta corriente para el camino de regreso, oficialmente no se descubrió hasta 1518, por lo que convierte a Bermúdez en el descubridor de tal corriente, ó al menos en el primero en realizarlo. El segundo, es el que ha dado inmortalidad a Bermúdez; el descubrimiento de las islas Bermudas, llamadas así en su honor, pese a que el las bautizó como Garza, en honor a su querida carabela.

Lo más curioso es, que aunque pasó por las islas en varias ocasiones, nunca puso el pie en ellas… ¿Y a quien le extraña?, al fin y al cabo, las playas de su Huelva natal son mejores, se come mil veces mejor y la gente es más simpática.

SÍ TE HA GUSTADO, POR FAVOR COMPARTE

AYUDA A DIFUNDIR